0
embutidos de calidad

Cómo elegir embutidos de calidad y conservarlos adecuadamente

Siempre que se trate de llevar alimentos a nuestra mesa, trataremos de que sean de la mejor calidad. Por eso, si quieres aprender a escoger embutidos de calidad, quédate en este artículo y verás algunas cosas que debes saber.

Características organolépticas

El aroma, el color y la textura son indicativos claros de la calidad del embutido. Si es madurado, se espera que tenga un color mucho más oscuro que los crudos.

Del mismo modo, el olor de la carne en estado de descomposición es casi inconfundible. De modo que los sentidos pueden ser un claro medidor de calidad, pero no es suficiente.

Ingredientes de los embutidos

Es apropiados escoger productos que sigan las recetas tradicionales y que además no incluyan ingredientes de relleno como féculas y harinas, lo que también puede representar un peligro para aquellos que siguen un régimen de alimentación especial como los celíacos, intolerantes o alérgicos al gluten.

Transparencia de las etiquetas

Los embutidos son alimentos que suelen llevar diferentes especias y aditivos, de modo que es muy apropiado elegir solo aquellos que son específicos al etiquetar y que explican claramente los ingredientes y proporciones usados.

También es obvio que se debe revisar la fecha de caducidad, especialmente si se compra en grandes cantidades.

La higiene de manipulación de embutidos

Independientemente de que uses tu marca de confianza y de que se hayan seguido todos lineamientos de seguridad en la fabricación, el proceso de manipulación y venta, especialmente al rebanarlo es vital para mantener al mínimo la cantidad de microorganismos.

En ese sentido, es factible comprar piezas enteras y rebanarlas en casa. Eso, si no excede demasiado el tiempo de consumo, pues podría ponerse “babosos” en la superficie al estar refrigerados demasiado tiempo.

Mantener cerrado herméticamente

Al rebanar en casa, conviene separar en Tuppers cerrados herméticamente y congelar (en caso de los jamones) o reservar en el refri.

Esto favorece el orden, disminuye el espacio que ocupa la pieza entera, y disminuye el riesgo de contaminación. El estar bien tapado también protege el embutido de la necrosis que genera la explosión directa a las bajas temperaturas.

Y si eres amante de los embutidos, seguro que no podrán faltar en tu tabla de nochebuena, por eso te invitamos a revisar el siguiente artículo ¿Cómo armar una tabla de embutidos para noche buena?

Deja un Comentario

Your email address will not be published.

SUBIR